Por producción se entenderá la cifra neta de venta de habitaciones, siendo esta la resultante de deducir a las ventas brutas los descuentos o deducciones que se hayan producido.

Producción y no facturación o ingreso.

Se suele utilizar indistintamente los conceptos de producción y venta en contraposición de los de ingreso o facturación. El concepto de producción, aunque muy rela-cionado, es distinto al de ingreso, la diferencia estriba en que mientras que el ingreso es un concepto de contabilidad financiera que hace referencia al momento de la emisión de la factura, mientras que el de producción, que es un concepto de contabilidad analítica y de gestión, hace referencia al de la prestación del servicio o de la fabricación del bien. En la imagen adjunta se puede ver la producción diaria de una determinada habitación a un precio dado de 120 € por noche; si contabilizamos de acuerdo con la fecha de facturación en el día cuatro del segundo mes, se asignaría a ese mes toda la producción de esas estancias, 1.200 €, de esta forma tendríamos factores aplicados a la estancia contabilizados en meses separados mientras que la venta iría, como se ha dicho, en el segundo, falseándose de esta forma el resultado de estos dos periodos, por defecto en el primero y por exceso en el segundo. Si, por el contrario, contabilizáramos en función de la producción, 840 € corresponderían al primer mes y el resto al segundo, de esta forma se correlacionarían los flujos de producción con los de costes y el resultado será más fiel a la realidad.